Ingresando al complejo, podrá disfrutar del bello Río Calabalumba, contactar con la naturaleza que habita en el cerro y disfrutar de un paisaje magnífico acompañado de la tranquilidad que lo caracteriza.
Podrá transitar los senderos que se encuentran señalizados sin la compañía de un guía y descansar en cualquiera de sus ollas de agua.
Es un bello lugar para chicos y grandes.
Es importante el uso de calzado y ropa cómoda, bloqueador solar, llevar en la mochila varios litros de agua, repelente de mosquitos y ropa de abrigo por si refresca al atardecer.